Cómo bajar apps para el móvil de forma segura

¿Cómo saber si una aplicación es fiable?

Lo que nosotros recomendamos a los usuarios es que no se bajen aplicaciones si no las han sometido ya a un escrutinio público por responsables de seguridad. Es decir, si tú te vas a una aplicación de Facebook para Android, no vas a tener ningún inconveniente pero si buscas ‘Trucos de Facebook para zurdos’, por ejemplo, es probable que ahí sí te encuentres con algún problema. Lo recomendable por tanto es que solo te bajes apps que estén ya revisadas y auditadas. En internet hay proyectos que se dedican a analizar la privacidad y la seguridad de las apps. Incluso los propios softwares antivirus para terminaciones móviles tienen una especie de rating confiable.

¿Algún proyecto de internet fiable para apps?

Este es uno muy bueno para todas la apps de iOS: http://patia.unileon.es/

¿Cuáles serían los tres pasos para verificar que una app es segura?

Saber que es 100% segura es difícil pero lo imprescindible es:

1. Revisar la antigüedad de la app en el market. Evitar las muy recientes con pocas descargas.

2. Revisar los comentarios y revisiones de la app en el mercado (todos, que también hay comments falsos)

3. Utilizar algún software antimalware que revise los permisos de las apps (en Android)

¿Qué más se puede hacer?

Nosotros -en ElevenPaths– hemos desarrollado una tecnología que se llama Latch (pestillo en inglés) y lo que intentamos es darle al usuario una aplicación que desde su móvil pueda poner pestillos en sus identidades digitales como se ponen a la puertas de tu casa. De tal manera que das al botón del pestillo y si alguien tiene tu usuario y tu contraseña no va poder entrar en tu cuenta porque está puesto el pestillo y te va a llegar una alerta. Hemos estado trabajando para que sea utilizable por cualquier persona.

En el caso de que sean falsas apps ¿qué hacen con nuestros datos?

Los riesgos son muchos. En un montón de aplicaciones como Google Play o de Windows Zone, todos los días se tiran aplicaciones que se descubre que están haciendo actos maliciosos. Nosotros nos encontramos, por ejemplo, con una app que se llamaba ‘La linterna molona’. Te la bajabas y lo que hacía automáticamente era robarte el número de teléfono que tenías configurado en el WhatsApp, te registraban en una web de SMS premium, empezaban a llegar cargos constantes de ellos, te suscribían a otra web de publicidad que te bombardeaba tu terminal y ya para colmo, publicaban en tu Facebook qué aplicación más guay me acabo de bajar que se llama la Linterna molona.

¿Qué se debe hacer cuando sucede algo así?

Se puede denunciar, pero el problema es que es muy difícil perseguir a los que están detrás. Muchas veces no se sabe quién es porque hay que tener en cuenta que lo creadores de este tipo de aplicaciones compran cuentas de desarrolladores que a lo mejor están en Francia o en China o en cualquier lugar y las utilizan para subir las aplicaciones. Google o Apple les tiran abajo la cuenta, se la eliminan pero ellos pueden volver a comprar otra y vuelven a subir las aplicaciones. Es un negocio muy lucrativo.

¿Cómo se puede salir de ahí?

Es muy tedioso. Además de denunciarlo, en el caso de los SMS premium, tienes que hablar con las compañías de teléfono. La gente se entera meses después cuando le llega la factura. Es complicado y es una pena porque el trabajo de después es un engorro para el usuario afectado.

¿Que sean de pago te asegura mayor privacidad?

Para nada. No es una relación directa pero evidentemente cuando Google por ejemplo te da el servicio de correo gratuito te lo da porque quiere generar tráfico con tus datos, saber cuáles son tus hábitos. Todas las que ofrecen servicios gratuitos van a utilizar tus datos, tu comportamiento para venderte publicidad.

¿El usuario medio es menos inocentes que antes?

Bueno, los malos todavía nos sacan mucha ventaja. Hay más conocimiento en general pero yo sigo recibiendo a muchas personas con problemas y se ve que todavía no estamos preparados al 100%.

¿Sería un problema de divulgación?

Es un poco de todo, la mayoría de los medios no hacen bien su labor de divulgación, la parte educativa es complicada llevarla a la misma velocidad. Tiene que ser el propio usuario el que intente aprender e intente educarse. Los informáticos y los que nos dedicamos a la seguridad tampoco hemos hecho bien las cosas en los últimos años. Cualquier usuario sabe conectarse a una red WiFi dando un botón desde tu teléfono, pero establecer un segundo factor de autenticación o conectarse por un VPN lo hemos hecho solo para geeks. Los que trabajamos en seguridad tenemos que llevar la tecnología a los usuarios sin tomarlos por tontos.

Go to Source

By |septiembre 16th, 2014|internet, technology, web|0 Comments

Halt and Catch Fire, una serie sobre el nacimiento de la industria de los ordenadores

“Halt and Catch Fire” (HCF) es sinónimo de caos y autodestrucción: es el nombre de una vieja instrucción para detener y, en ocasiones, incluso incendiar el microprocesador. Este concepto también da título a una serie televisiva ambientada en 1983, justo en el nacimiento de la industria de los ordenadores personales, un poco inspirada en COMPAQ. El resultado es una serie dramática, oscura por momentos, con ligeros altibajos, pero deliciosa para los amantes de la computación.

Cuenta con tres capítulos, los primeros dos y el último de la temporada, dirigidos por Juan José Campanella.  Este director de cine argentino, que ganó un Oscar por “El Secreto de sus Ojos”, también ha dirigido capítulos de otras series en Estados Unidos, como House, 30 Rock o Law & Order.

¿Vale la pena ver Halt and Catch Fire? Hay varias buenas razones.

El trío protagonista

Cameron (Mackenzie Davis), Gordon (Scoot McNairy) y Joe (Lee Pace), hackers del software, el hardware y la comunicación, respectivamente, son el motor de la serie. Ellos son un David tricéfalo que lucha contra la hegemonía del Goliat corporativo que es IBM. Los tres representan fuerzas complementarias, son todo un dream team tecnológico. 

De fondo tenemos un conflicto constante entre la creatividad de Cameron en el software y la ortodoxia de Gordon en el hardware, ambos conectados por la ambición de MacMillan, el comunicador y visionario; en sus propias palabras: “Las computadoras no son el punto. Son lo que nos lleva al punto.”

Ellos encarnan los arquetipos que construyeron nuestra era digital, tal como Jobs y Wozniak en Apple, Gates y Allen en Microsoft, a su manera Stallman y Torvalds para el software libre, y Brin y Page para Google: brillantes dúos de inteligencias opuestas y complementarias. 

La papel de la mujer en la tecnología

En el animé es común encontrar mujeres con roles tecnológicos protagónicos, como en las clásicas “Ghost in the Shell” y “Serial Experiments Lain”. (En esta última, la protagonista es una hacker solitaria que domina la red de forma obsesiva.) Halt and Catch Fire hace lo propio colocando dos mujeres excepcionales, por su caracter técnico y personal, al frente de la serie:

1. Cameron, la joven que parece recién salida de una novela cyberpunk, representa el lado creativo-hacker del guión. Su inteligencia es notable, pero su idealismo de siempre ir más allá de la tecnología la hace genial. Lo mismo escribe un sistema operativo desde cero que concibe una sociedad conectada a través de internet. Ella evoluciona ser una chica punk-caótica a líder creativa de un equipo de vanguardia: “Las computadoras pueden ser algo más. Deberían serlo.”

  
2. Donna, la esposa de Gordon, no es menos genial que Cameron. Si bien comienza con un rol tradicional, resurge poderosa y libre como una hacker respetada, salvando el día en ocasiones cruciales, como en la magistral operación de ingeniería inversa que ejecutó en un disco duro, lo que le significó experimentar un ave fénix personal.   

Ada Lovelace, del S. XIX, la primera mujer programadora, y Grace Hopper, del S. XX, pionera de la computación moderna, son tema de conversación en los diálogos de los personajes. Cameron y Donna están ahí para rendirles tributo y, más allá de cualquier género, para servirnos de inspiración.  

Exposición de la innovación feroz

El mantra eterno de las startups de Silicon Valley es “vamos cambiar el mundo” (y si con un app, mucho mejor). HCF muestra con crudeza las consecuencias de esa filosofía como una cacería infernal por crear productos más rápidos, más bellos, más innovadores, una y otra vez, en honor a la obsolescencia programada.

El personaje de Joe MacMillan retrata al emprendedor adiestrado en Silicon Valley: artista de las relaciones públicas, graduado en la “venta de humo”, uno de esos que comunican triunfos por fracasos. El mundo hostil de MacMillan también es nuestro mundo.

Degustación de referencias históricas

En HCF encontramos referencias a frases de Steve Jobs (I want to put a ding in the universe”, de su célebre discurso en Stanford), así como a la creciente cultura hacker de los años 80 y a los emprendedores de tecnología alrededor de Silicon Valley. También señala aspectos corporativistas del viejo IBM, con singulares referencias a la cultura disruptiva de XEROX y Apple. Asimismo, plantea analogías como la que hay entre COMPAQ y la ficticia Cardiff Electric: ambas de Texas, ambas haciendo ingeniería inversa para sobrevivir bajo un nuevo orden tecnológico.

Es divertido encontrar en los personajes las mismas bromas que hoy ocupan las diferentes sectas tecnológicas, como el típico desprecio hacia MS-DOS, el viejo sistema operativo de Microsoft. HFC retrata con naturalidad la fascinación que ejercían los sistemas de computación interactiva en sus usuarios, como en ADVENT, un clásico de los videojuegos de solo texto. 

La serie se vale de múltiples detalles escenográficos, frases, modos, pocas veces vistos en una serie de televisión para contar la historia de la industria de la computación, que todo amante de la tecnología sabrá disfrutar, quizás con algo de nostalgia.

“Somos el futuro: nada asusta más que eso”

Halt and Catch Fire hace honor a su nombre. A pesar de los clichés y cierta arritmia narrativa, es vigente en su retrato de las personas que diseñaron desde cero cómo debe ser una computadora personal: accesible, útil, extensible y empoderante al mismo tiempo.

Una segunda temporada de HCF viene en camino recién aprobada por la productora AMC (la misma de ‘Breaking Bad’). Pasa igual que con la tecnología: muchos ya queremos probar la siguiente versión de la serie.

Go to Source

By |septiembre 5th, 2014|internet, technology, web|0 Comments

Days of wine and roses: The Dream Syndicate live at Tower Records, 1982


The Dream Syndicate’s first EP

In July 1982, when the Dream Syndicate gave this instore performance at a Tower Records in Orange County, they hadn’t even recorded Go to Source

By |septiembre 3rd, 2014|counterculture, culture, dangerous mind|Comentarios desactivados en Days of wine and roses: The Dream Syndicate live at Tower Records, 1982

‘Dick’ Butt, rest in peace


 
They played it straight when they posted this one over at Death and Taxes this morning, for obvious reasons:

On Friday, 93-year-old Richard A. “Dick” Butt passed away in his hometown of Spokane, Washington, after struggling with heart disease for several months. He…
Go to Source

By |septiembre 3rd, 2014|counterculture, culture, dangerous mind|Comentarios desactivados en ‘Dick’ Butt, rest in peace

Grandma home by Alejandro Bauducco

_ALE3462-Editar
_ALE3483-Editar
_ALE3496-Editar
_ALE3504-Editar
_ALE3563-Editar-2
_ALE3573-Editar
_ALE3592-Editar-2
_ALE3604-Editar-3
_ALE3627-Editar
_ALE3643-Editar
_ALE3652-Editar
_ALE3681-Editar-2
_ALE3707-Editar
_ALE3717-Editar
_ALE3720-Editar
_ALE3731-Editar-2
_ALE3738-Editar
_ALE3743-Editar
_ALE3756-Editar-2
_ALE3761-Editar

Model: Abril Roffo

Photographer: Alejandro Bauducco

 

Location: Buenos Aires – Argentina

 


Go to Source

By |septiembre 3rd, 2014|Beauty, culture, Fashion|0 Comments

More Siouxsie Sioux makeup tutorials than you can shake a lipstick at


 
I had no idea just how many Siouxsie Sioux makeup tutorials there were on the Internet. There are tons! Since Halloween is looming around the corner, I thought I’d help you get your Siouxsie makeup on with these handy tutorials. Practice makes perfect, right?

Some of these ladies nail it,…
Go to Source

By |septiembre 3rd, 2014|counterculture, culture, dangerous mind|Comentarios desactivados en More Siouxsie Sioux makeup tutorials than you can shake a lipstick at

The hymnal of the brainwashed worker: IBM’s 1937 corporate songbook


This fellow appears to be doubting the greatness of Big Blue’s “supreme leader.” We can’t have subversives here at IBM!
 
Nowadays tech is pretty discreet about indoctrinating their labor force into a corporate cult. You have Google, of course, who lets you bring your dog to work while providing free…
Go to Source

By |septiembre 3rd, 2014|counterculture, culture, dangerous mind|Comentarios desactivados en The hymnal of the brainwashed worker: IBM’s 1937 corporate songbook

New Fabric Circuit Boards Can Be Worn, Washed, Stretched and Shot

A team of engineers from Hong Kong Polytechnic University have created a fabric knitted with wiring that can be worn and even washed.




Go to Source

A Man Willingly Lets a Herd of Friendly ‘Rabbit Island’ Bunnies Overtake Him During Mealtime

In this premiere episode of the “Bunny Island Series“, a herd of very hungry, but very friendly “Okunoshima Rabbit Island” bunnies overtake a generous man who is just trying to feed them. Luckily, the man was more than happy to be overtaken and while the bunnies don’t ever starve, they have been known to occasionally chase a human with treats down the street.

This is the first episode in the Bunny Island Series, featuring Okunoshima , a small island located in the Inland Sea of Japan in the city of Takehara, Hiroshima Prefecture. It is often called Usagi Jima (“Rabbit Island”) because of the numerous feral rabbits that roam the island; they are rather tame and will approach humans.

via The Dodo, The Kid Should See This

Go to Source

Street Wars, A Game Where Players ‘Kill’ Each Other With Water Guns Returns to New York City

Street Wars is a game where players are assigned targets (other players) to “kill” by squirting them with a water gun or hitting them with a water balloon. The game was started by Franz Aliquo and was first played in New York in 2004. It has since been played in Vancouver, Vienna, San Francisco, Los Angeles, Chicago, Paris, and a game was played earlier this summer in London where 96 people participated.

Players assassinate one another to acquire new targets until the remaining few get the assignment to kill Aliquo himself and win the game. Anyone interested in playing can get more information or sign up on the official Street Wars site. Registration closes on September 9th, and the game will run from midnight on September 15th to October 11th.

via New York Daily News

Go to Source