Dirección: Andreas Dresen / Duración: 127 minutos / Año de publicación: 2018 / Protagonistas: Alexander Scheer (Gerhard Gundermann), Anna Unterberger (Conny Gundermann), Eva Weißenborn (Helga) / Sin restricción de edad

Gerhard Gundermann (1955-1998) era conductor de excavadora en las minas a cielo abierto de lignito, espía del Servicio Secreto en la RDA, pero ante todo un excelso cantautor con aficionados tanto en la RDA como en la Alemania reunificada. El director Andreas Dresen se ocupa de este contradictorio personaje en una emotiva narración biográfica, una moderna película musical y regional para Alemania del Este y también para el país entero.

De día Gerhard Gundermann trabaja en Lausitz como conductor de excavadora en las minas a cielo abierto de lignito, de noche sube al escenario y conmueve a la gente con su música. Sobre todo sus canciones personales que reflejan la vida cotidiana le brindaron en la RDA de los años ochenta un creciente número de aficionado que siguió aumentando tras la reunificación. Incluso al saberse que Gundermann – quien en la RDA siempre entraba en conflicto con el poder estatal – colaboraba con el Ministerio de Seguridad Estatal, esto no impide su éxito. Como tampoco el éxito impide que Gundermann siga trabajando en las minas a cielo abierto de lignito como conductor de excavadora. En 1998 muere a la temprana edad de 43 años.


Gundermann Subobjekt
© Peter Hartwig


Las películas de Andreas Dresen son sutiles crónicas de la RDA y la vida en Alemania Oriental. Su emotiva narración biográfica sobre Gundermann le permite continuar en ello. Cuenta de un hombre que es expulsado a patadas del Partido, trabaja de conductor de excavadora en las minas, se casa con su primer amor y la deja a cargo de mantener a la familia – todo para dedicarse a la música. Una película que trata de la vida con todas sus contradicciones y deficiencias, de la muerte y la agonía, pero más que nada de la buena música.
Go to Source